27 ene. 2013

El papel no engaña

Parece una cosa sin importancia pero no lo es. Tener cerca un papel con cierta capacidad de absorción para retirar el excedente de agua del pincel después de realizar una mezcla es una buena manera de conocer cuál es el color resultante antes de aplicarlo a la figura. El papel -preferiblemente claro o blanco- actúa como medio ideal para realizar esa comprobación.

Al realizar una mezcla, nuestra percepción del color se ve influida por las características del color y de la textura de la superficie en la que la llevamos a cabo (un pocillo o plato de plástico, una cartulina, un plato de aluminio, una baldosa, etc.), y por la intensidad o calidad de la luz que se refleja en ella.

Si antes de aplicar la mezcla a la figura no nos cercioramos del color que transportamos en el pincel haciendo una prueba sobre algo que sirva de patrón de referencia, podemos llevarnos una sorpresa, ya que podemos creer que tendrá el mismo tono, aspecto, brillo y saturación que el color que hemos obtenido sobre la plataforma en la que hemos efectuado la combinación de pigmentos.

Es cierto que las características de la superficie de la figura también influyen en la percepción final del resultado (si es de plástico o metal, o si se trata de capas de pintura anteriores), así como la combinación, tono y saturación por contraste de los colores que rodean el punto en el que aplicamos el pincel. Por su importancia, vale la pena abordar en profundidad estas cuestiones en otro momento.

Deseaba incidir ahora en esa ayuda que puede prestarnos el "chivato" en que se convierte el papel de rollo de cocina, la servilleta de papel o un pañuelo tipo "tissu", ya que nos proporciona una idea más clara del color que tenemos en el pincel al compararlo con el blanco de referencia de ese papel absorbente, que, entre otras cosas, también "absorbe" más y mejor la luz que muchas de las otras superficies de las que hablábamos antes.

Os muestro un ejemplo:


Si nos fijamos en la mancha gris de la parte inferior derecha de la foto, veremos que ésta parece que no tiene nada que ver con el color que se aprecia en la mezcla del pocillo que tiene al lado -en el centro de la imagen-, ni con aquella pequeña prueba que también se puede observar en la esquina superior izquierda. Pues bien, es la misma mezcla luego de realizar la operación de quitar el exceso de la mezcla de agua y pintura del pincel.

Hay que tener, sin embargo, alguna precaución si utilizamos papel absorbente para retirar el excedente de líquido del pincel y para ver la mezcla resultante. Sobre todo porque pegadas a la pintura podemos trasladar partículas del papel -que puede deteriorarse por el desgaste y la fricción- y que la mayoría de veces son imperceptibles a simple vista. Estas partículas pueden acabar "enganchadas" a la figura, generando más de un disgusto y provocando posteriores tareas de restauración que pueden dar al traste con muchas horas de trabajo previo.

De modo que conviene tener en cuenta estas cuestiones:

- el papel donde descargamos el excedente de agua y pintura debe ser un papel que no se deshaga con facilidad
- no conviene realizar la operación de aligerar el líquido que transporta el pincel en un mismo punto del pañuelo o papel.
- no conviene cargar mucha agua en la mezcla del pincel ni frotar con demasiada energía con él sobre el papel.

Pues eso. ¡Todas las precauciones son pocas si queremos hacer un "buen papel"! ;-)

¡Un saludo!

KPG

5 ene. 2013

Pintar con retardante para acrílicos

Imaginaros que necesitáis un poco más de tiempo que el habitual para elaborar una mezcla y jugar con ella hasta conseguir la transición que deseáis con los colores colindantes. O imaginaros que hace tanto calor que la pintura se seca en el pocillo o sobre la propia figura antes de cubrir una zona más o menos extensa con un color uniforme.

Os presento un atajo más. Se trata de emplear un retardante para acrílicos para realizar esas mezclas y disponer de un poco más de tiempo para alargar el pintado.

 
 
 
Es importante prestar atención a las recomendaciones sobre proporciones de pintura y retardante, así como a la influencia sobre el tiempo de secado. Os pongo una foto con las sugerencias en varios idiomas:
 
 
 
 
Como ocurre con cualquier técnica o herramienta, va a depender mucho de cada uno el rendimiento que saquemos a las prestaciones de cada producto y a las ganas de experimentar que tengamos. Yo he realizado un pequeño ejercicio para que sirva de pequeña muestra de su aplicación. Estoy seguro de que después muchos compañeros obtendréis resultados mejores y sorprendentes con vuestra maña y la práctica. 
 
Para mostraros un ejemplo, he elegido la figura del minotauro que acompañaba en la primera foto a este retardante que he podido conseguir en una tienda de bellas artes. La elección se debe, sobre todo, a que ya la tenía imprimada con ese color chocolate bastante oscuro. Espero que eso os permita apreciar el ejemplo con pintura y retardante que he realizado en una parte del hombro de la "bestia" al poder compararlo siempre con el color de la base inicial. 
 
Antes de empezar es importante y muy recomendable que tengáis en cuenta que para evitar que la mezcla y el resultado final queden brillantes debemos aplicarle calor con un secador. Así que preparad el secador y tenedlo bien cerca.
 
Para este "experimento" he elegido los tres colores que se pueden apreciar en la siguiente fotografia: un chocolate marrón, un marrón naranja y un carne dorada.
 
 
En uno de los pocillos -o en un depósito de un pastillero, o en un rincón de una paleta húmeda, lo que convenga o se quiera- se puede colocar un poco de retardante. No es necesaria mucha cantidad, ya que, como veréis, solo un poquito debe mezclarse con la cantidad de pintura que empleemos para mezclar (esa proporción de 5% que sugiere el fabricante).
 
 
Para que veamos bien el contraste, soy consciente de que he empezado exageradamente con el carne dorada directamente sobre el brazo y hombro de la miniatura.
 
 


Luego de coger un poco de los colores que quiera mezclar y un poquito de retardante, empiezo a trabajar en esas zonas para tener la mezcla deseada. Aunque el aspecto es de "mojado y brillante" puedo seguir trabajando sobre esa zona durante un rato incorporando más o menos colores hasta conseguir el efecto deseado.

Voy a tener siempre un "problema", y es que ese brillo no va a desaparecer mientras trabaje y hasta que aplique el calor del secador, así que -si queréis- ese es uno de los inconvenientes de trabajar con retardante al que hay que acostumbrarse.

En la foto siguiente, apenas si mancho el pincel con muy poquito retardante con el color resultado de la mezcla de otros colores.



Y ahora aplico el pincel sobre la zona a trabajar acercando los colores y procurando obtener la transición deseada de acuerdo con la planificación o diseño de iluminación (cenital en este caso) y con las características del volumen.



 
 
Ahora, lo dicho, ¡a darle caña con el secador!
 
 


 

Este es más o menos el aspecto que he conseguido. Bueno, se puede hacer un trabajo más fino y mejorarlo más, claro. Pero uno hace lo que puede, ¡jajaja! ;-)



Vamos a trabajar un poquito más sobre esa base intentando fundir tonos y trabajando alguna luz y sombra.


No he tardado mucho y como base para seguir trabajando con luces sombras y tonos para seguir unificando creo que no está mal del todo. Además, recordad el color inicial de la capa base. Y, observad, en el músculo del brazo aún está el carne dorada original. He podido ir realizando esas transiciones y mezclas subiendo y bajando esos colores con más tiempo gracias al retardante...¡y al secador!

Bueno, espero que os sirva.

¡Un abrazote y que los Reyes Magos de Oriente os traigan muchas figuras y masillas!

KPG

1 ene. 2013

Genio y figura

Este post va dedicado a uno de mis mejores amigos, Fran. Gracias a él descubrí esta afición que me ha permitido disfrutar aprendiendo cosas de un montón de ámbitos diferentes y, sobre todo, conocer a otros compañeros con los que compartir buenos momentos durante este rato que es la vida y que hay que saber aprovecharla. Espero que me permitáis que me consienta un poquito dedicándole el primer post de un nuevo año que me gustaría que estuviera cargado de felicidad para todos los aficionados a cualquier cosa...

Este es Fran: genio y figura.



¡Gracias, maestro! ;-)

¡Un abrazote!

KPG