31 mar. 2016

Practicando en el Aleph...con Deva Functionaries


Las figuras de Infinity -el famoso juego comercializado por Corvus Belli- tienen un encanto que las hace muy atractivas ya sólo para ser pintadas. No he podido resistir a la tentación. Elegí como primer ejercicio esta Deva Functionaries de la facción Aleph. Creo que el color elegido para el pelo crea un gran contraste con los otros colores y tonos más apagados y enlaza, al rodearla, la parte superior y la inferior. 


Hice la base con pequeñas tiras de plasticard y, como se propone en el pintado de la caja, intenté simular un suelo plagado de "conexiones" lumínicas propias de una base de un sistema avanzado. En mano, las diferencias entre el turquesa y el azul verde al que sumé verde fluo (todos los colores empleados para la pintura de la figura son de Vallejo) dan mayor sensación de reflejo real que en la foto. Al ser para juego, creo que el aspecto final desde el punto de vista elevado de un jugador es resultón.

Para acabar, otras dos fotos.


¡Un saludo!

KPG


18 mar. 2016

Murat, rey de Nápoles


Como rey de Nápoles, a partir de 1808, Joachim Murat intentó ser un buen monarca, promoviendo las costumbres francesas en su nuevo reino y realizando importantes obras públicas y tareas de recuperación del patrimonio, como, por ejemplo, de las excavaciones de Herculano, Pompeya y Estabia.

La figura de Murat de 54mm de Romeo y esculpida por Maurizio Bruno es, sin duda, una figura elegante. Podría estar en cualquier parte mostrando esa actitud altiva y con una tez blanca y risueña con que aparece representado en muchos retratos. Va vestido con el uniforme de coronel de la gendarmería de élite de la guardia real, que probablemente también diseñó el mismo. Comparándola con otras indumentarias que ideó y vistió, podría decirse que esta es muy discreta.

Es una figura para disfrutarla sin prisas, puesto que tiene muchos detalles en diferentes partes del uniforme o en los complementos, así como en la propia espada. Murat, por lo visto, amaba las ornamentaciones y muchas de sus prendas resultaban ciertamente recargadas.

Me pareció interesante ubicarlo en algún momento de un paseo por algún parque ajardinado. De ahí nació la idea de la sencilla ambientación de la peana. Los elementos que separan el camino del césped están hechos con la parte superior de clips. Antes del acabado ya había hecho pruebas con la presentación de la figura, de manera que el planteamiento resultara estético, aunque el diseño fuera sobrio.


La peana, una vez acabada y pintada.


Estos son los colores de Vallejo que empleé para el trabajo con los pantalones. Es una combinación adaptada de la que Danilo Cartacci habla en su libro "Pintar en miniatura".


El resultado de la capa base inicial es el siguiente.


Voy a realizar comentarios sobre algunas fotos que conservo del proceso. Para trabajar los adornos de la pechera y la botonería realicé un pintado en oscuro, que se puede aprovechar para destacar las hendiduras y así dar mayor sensación de relieve.


Esta es la combinación que probé para las pieles de botas y guantes. En este caso, las pinturas son de Scale. Al final del trabajo final con ellas, un poco de barniz brillante. En las fotos finales se aprecia el aspecto último.


Para empezar a trabajar la casaca, añadía pequeñas cantidades de Azul de Prusia a una mezcla inicial realizada con Azul de Prusia Oscuro (70.899/50) y Negro (70.855/205) de Vallejo. Para las sombras, añadía más negro a la mezcla base.


Para acabar, unas cuantas fotos de la figura acabada.









¡Un saludo!

KPG


15 mar. 2016

Reencuentro con el maquetismo: Stuka 87B a 1/144


¡No todo tienen que ser figuras! De hecho, yo empecé como muchos, intentando montar maquetas que muchas veces acababan por los suelos o sus piezas fragmentadas y esparcidas cuando tocaba limpieza de polvo y nuestras madres aparecían por nuestras habitaciones con un plumero...

Pero el reencuentro muchos años después con amigos de afición en el club del que formo parte, el Bunker de Barcelona, me ha hecho recuperar las ganas por construir y pintar "artefactos".

Hace unos meses que hice este Stuka 87B a escala 1/144 de la marca Revell. Ha sido un error empezar con algo tan pequeño para recuperar el maqueteo. Pero la tenía por casa y pudieron más las ganas que el cerebro. Tiene un montón de errores, pero como reto ha valido la pena.




Sin embargo, sí me ha servido para probar una cosa que creo que otros colegas podéis aprovechar para vuestras ambientaciones o para intentar recrear, como es el caso, y si puede ser con más éxito que yo, el cable de la antena del avión. Puesto que mi idea era conseguir un filamento a escala, hice una prueba con pegamento cola, estirando con suavidad una gota hasta conseguir un fino hilillo que pude unir por un lado a la antena y por otro a la cola del avión.


No vale la pena fijarse en nada más, en serio. La carlinga, por ejemplo, no encajaba en el hueco previsto y la pintura de los soportes de los cristales es un desastre que espero mejorar algún día de tedio. No encontré calcas de las esvásticas a esa escala tan pequeña, ya que no van incluidas en la caja, y las tuve que pintar a mano, así como las advertencias de seguridad. Y tampoco estaban los soportes que sirven de escalera ni algún elemento más.

Intenté aprender a panelar y a ensuciar a escala tanto por arriba como por abajo. Hice lo que pude, vaya.


Pero lo acabé sin caer en la tentación de que acabara por volar de verdad al cubo de la basura. Quizás vuelva a asumir el montaje y pintura de otro avión a 1/144, pero creo que antes deberá pasar mucho tiempo.


De todas formas, si queréis ver hasta dónde puede llegar la locura -dicho con buen rollo- en el mundo del maquetismo de aviones a esta escala, os animo a ver este video, en el que la obsesión por el detalle le lleva a este experto a transformar un Stuka a 1/144 de Eduard a niveles insospechados. ¡Por favor, no lo comparéis con el mío, que yo sólo quería volver a hacer una maqueta de un avión para recuperar sensaciones, jajaja! ;)

¡Un saludo!

KPG

4 mar. 2016

Figura de Tomás de Zumalacárregui (1788-1835)


Rescato el blog con algunas fotos del proceso de esta figura de El Viejo Dragón de 54mm que representa al general carlista Tomás de Zumalacárregui, quien murió en 1835 a causa de una herida sufrida por una bala disparada durante el sitio de Bilbao.

Realicé la imprimación en gris y para comprobar la mejor ubicación la presenté sobre la peana, realizada con hierba estática para trenes y algunos otros elementos como piedras de diferentes tamaños y fragmentos de ovillo de mar.


Intenté representar al general sobre un terreno abierto, en el campo, a punto de subir a su caballo para realizar la revista a sus tropas. Así quedó la peana.


Algunos detalles de la cara (siempre procuro pintar el brillo en los ojos) y de la txapela. Los pantalones y la camisa, con la primera capa de color base.


Llegó el turno del cinto, luego de acabar la chaqueta. Ninguno de los colores empleados del hilo de oro era dorado, sino que se trataba de un verde amarillo inicial trabajado con otros pigmentos. El pantalón, ya acabado. Los brillos del cuero y las botas los hice con un leve gris pálido mezclado con negro realizando luego veladuras de negro.


La chaqueta era de piel oscura. Intenté trabajar los brillos con suaves toques de gris en algunos puntos. También hice toques de otros colores para dar mayor tonalidad.


Y alguna foto final para acabar. El pantalón queda un poco saturado porque la hice con el móvil y no se ven tanto las diferencias en las arrugas como en realidad quedaron.


Quizás en esta se aprecian  un poco mejor las diferencias...



Espero que el propietario esté contento con el aspecto final, pues se trataba de un regalo que un amigo quería hacer a otra persona.

¡Saludos!

KPG