15 mar. 2016

Reencuentro con el maquetismo: Stuka 87B a 1/144


¡No todo tienen que ser figuras! De hecho, yo empecé como muchos, intentando montar maquetas que muchas veces acababan por los suelos o sus piezas fragmentadas y esparcidas cuando tocaba limpieza de polvo y nuestras madres aparecían por nuestras habitaciones con un plumero...

Pero el reencuentro muchos años después con amigos de afición en el club del que formo parte, el Bunker de Barcelona, me ha hecho recuperar las ganas por construir y pintar "artefactos".

Hace unos meses que hice este Stuka 87B a escala 1/144 de la marca Revell. Ha sido un error empezar con algo tan pequeño para recuperar el maqueteo. Pero la tenía por casa y pudieron más las ganas que el cerebro. Tiene un montón de errores, pero como reto ha valido la pena.




Sin embargo, sí me ha servido para probar una cosa que creo que otros colegas podéis aprovechar para vuestras ambientaciones o para intentar recrear, como es el caso, y si puede ser con más éxito que yo, el cable de la antena del avión. Puesto que mi idea era conseguir un filamento a escala, hice una prueba con pegamento cola, estirando con suavidad una gota hasta conseguir un fino hilillo que pude unir por un lado a la antena y por otro a la cola del avión.


No vale la pena fijarse en nada más, en serio. La carlinga, por ejemplo, no encajaba en el hueco previsto y la pintura de los soportes de los cristales es un desastre que espero mejorar algún día de tedio. No encontré calcas de las esvásticas a esa escala tan pequeña, ya que no van incluidas en la caja, y las tuve que pintar a mano, así como las advertencias de seguridad. Y tampoco estaban los soportes que sirven de escalera ni algún elemento más.

Intenté aprender a panelar y a ensuciar a escala tanto por arriba como por abajo. Hice lo que pude, vaya.


Pero lo acabé sin caer en la tentación de que acabara por volar de verdad al cubo de la basura. Quizás vuelva a asumir el montaje y pintura de otro avión a 1/144, pero creo que antes deberá pasar mucho tiempo.


De todas formas, si queréis ver hasta dónde puede llegar la locura -dicho con buen rollo- en el mundo del maquetismo de aviones a esta escala, os animo a ver este video, en el que la obsesión por el detalle le lleva a este experto a transformar un Stuka a 1/144 de Eduard a niveles insospechados. ¡Por favor, no lo comparéis con el mío, que yo sólo quería volver a hacer una maqueta de un avión para recuperar sensaciones, jajaja! ;)

¡Un saludo!

KPG