15 mar. 2012

Cómo usar el mateador X-21 de Tamiya para pintar figuras con acrílicos

En varios de los encuentros con compañeros de afición he apreciado que existe mucho interés y curiosidad por saber cómo emplear el mateador X-21 de Tamiya y cuáles pueden ser los resultados que se obtienen.



Me he decidido a hacer un post para intentar explicarlo con ejemplos.

La función de este producto, cuando lo mezclamos con la pintura acrílica, es la de evitar que se produzcan brillos indeseados en la figura, que pueden estar provocados, por ejemplo, por las características de la misma o porque nos hemos pasado al realizar muchas pinceladas sobre un mismo lugar con bastante agua en la mezcla.

Vamos a ejemplificar de qué estamos hablando. Elegiremos, por ejemplo, un color verde.


Lo he mezclado con agua, como suelo hacer normalmente. He aplicado varias capas hasta cubrir una parte de la figura ya imprimada. En la siguiente foto, aunque a cierta distancia, ya pueden apreciarse esos brillos de que hablábamos.



Vamos a hacer la prueba ahora mezclando X-21 con la pintura. Pero no os olvidéis de remover bien antes el producto, agitándolo o removiendo con un palillo, por ejemplo. ¡A remover, jejeje!


Para que podáis comparar, voy a poner la pintura con la que voy a mezclar el X-21 en un pocillo cercano al anterior.


Ahora llega el momento de poner una cantidad relativamente pequeña del mateador, que podemos recoger con la punta de un pincel y trasladarlo hasta donde se encuentra la pintura con la que vamos a realizar la mezcla.



No hay que pasarse. Mejor pecar de tímidos que de atrevidos, aunque tampoco se trata de llevar muy poquito. En la siguiente foto podéis intuir la proporción que generalmente yo empleo de acuerdo con esa cantidad de pintura que se aprecia.


Como podéis observar, la punta del pincel (es un 1) queda oculta por el mateador. No hay proporciones exactas y, como en todo, también depende de cada uno y de su forma de manejar las mezclas. Pero es importante que tengáis en cuenta que luego añadiremos agua a la mezcla de la pintura con el X-21 y que si hemos puesto mucho mateador o mucha agua podemos encontrarnos, como veremos, con algunas sorpresas.

Después de mezclar con agua y de aplicar la pintura sobre la figura el mismo número de capas que sin X-21, este es el resultado que obtenemos.






Aquí ya puede apreciarse claramente la diferencia entre la parte de la izquierda, en la que se generan brillos (sin mateador), y la de la derecha (con X-21 en la mezcla), totalmente mate. Hay quien emplea un secador para acelerar el mateado de las pinturas mezcladas sólo con agua o bien con el producto de Tamiya. En cualquier caso, tenéis que tener en cuenta que si realizamos muchas pasadas con el pincel sobre la misma zona o con exceso de agua (con mateador o sin él), acabaremos obteniendo igualmente brillos indeseados.

Pero no acabaremos este hilo sin explicar un problema con el que podemos encontrarnos si nos pasamos con la proporción de este producto respecto a la pintura empleada.

Pintaré el casco de la figura con el verde mateado para realizar sobre él posteriomente un pintado abusando de la proporción del X-21. Imaginaros que tenemos la parte superior de la mini así:



Para que os hagáis una idea, voy a emplear el pocillo del medio para realizar la mezcla de pintura y una cantidad excesiva de X-21.




Si nos fijamos en lo que ocurre en la "paleta", ya podemos adivinar lo que podría pasar si aplicamos el resultado del segundo pocillo, con ese halo blanquecino en los bordes.


Vamos a verlo. En principio, y mientras la pintura no se seca (he puesto apenas una pincelada), no parece que haya motivos para alarmarnos...


 Pero cuando pasa un ratito y el calor actúa, ¡nos encontramos con esto!


¡Menudo susto!¡Todo el trabajo anterior al traste! Y es que no hay solución posible que no sea volver a cubrir con pintura ese espacio "manchado".

Para acabar, una foto en la que pueden apreciarse los ejemplos que hemos visto hasta ahora.


Bueno, espero que os sea útil este tutorial para cuando os decidáis a emplear el X-21 en vuestras mezclas con acrílicos por primera vez.

Os aconsejo que no desesperéis si véis que no le encontráis el "punto" a las proporciones. Es interesante que por ejemplo hagáis como yo en este post y utilicéis una figura de "prácticas" -o un "dummie", como yo le llamo- para adquirir soltura y perderle el miedo a la "sustancia mateadora".

¡Hasta pronto!

KPG

13 mar. 2012

Creando volumenes en el rostro donde no los hay

Las capacidades expresivas del rostro de una figura pueden transformarse con el pincel. No sólo basta con conseguir unos ojos expresivos, o, mejor dicho, que expresen aquello que nosotros esperamos aprovechando el espacio modelado por el escultor. Debería existir una consonancia entre lo que quiere expresar la mirada y el gesto para transmitir alguna sensación de acuerdo con el lugar, tiempo y momento en que se representa a la figura.

Y si no existen los volumenes que refuerzan esa expresión...¿podemos pintarlos?

Un ejemplo. Aquí está esa divertida figura que es el "Torrezno" modelado por Antonio Ramírez con los ojos pintados y una base de la carnación. (Miniaturas Ramirez)



La postura tensa de la figura y del rostro nos hace ir a buscar las sombras que generan las arrugas y volumenes de la cara que pueden exagerarse cuando uno está enfadado. Podrían ser estas:




Algo ha cambiado...Las primeras líneas pueden realizarse con un color oscuro para marcar bien esas marcas o partes del rostro que no existían y que ahora hemos inventado con el pincel. Luego, las tratamos como si fueran volumenes ya existentes, con sus luces y sombras. Al ir repasando el trabajo ya suavizaremos el grosor y dureza.

En este caso, sin embargo, me di cuenta de que las líneas iniciales típicas de "fruncir el ceño" que yo coloqué en la frente de la mini no se producen o no se marcan tanto cuando uno está enfadado y hablando (o gruñendo) a la vez. Vaya, al menos eso creo. Intenté comprobarlo ante el espejo (haciendo yo esa mueca) y luego también consultando libros sobre expresiones del rostro o fotografías. Es muy aconsejable hacerse con documentos de estas características y estudiarlos con frecuencia e incluso tenerlos al lado mientras pintamos.

Seguimos trabajando el rostro hasta acercarnos al resultado que buscamos. Añadimos sombras en las zonas donde debieran estar y empezamos a definir zonas de luces teniendo en cuenta la iluminación que queremos trabajar.


Y aquí está el resultado final. Habremos conseguido el "engaño" si quien ve la figura por primera vez no se da cuenta de que esas líneas que marcan zonas que quizás no están modeladas -o que lo están, pero no con el tamaño o volumen que a nosotros nos interesa- parecen existir ya en la figura original.



¡Un saludo!

KPG

12 mar. 2012

Algodón para hacer cuerdas de arco u otras cosas

En una de las figuras más pequeñas que he pintado hasta ahora quise probar con diversos materiales para realizar la cuerda del arco que llevaba a la espalda. Aquí está, se trata de la "Recaudadora" de Sphere Wars (25 mm).



Pues bien, encontré en el algodón un aliado. Así que explicaré cómo se puede conseguir un hilo que tiene aspecto de cuerda, del que se pueden obtener diferentes grosores y al que encima se le pueden dar tonos.

Aquí está un fragmento de algodón. Hay casi para toda una escuadra de arqueros.



Nada más sencillo. Con un poco de delicadeza y paciencia, se cogen unas pocas hebras y con los dedos se empiezan a girar en dirección contraria estirando suavemente de vez en cuando hasta obtener el tamaño deseado.



Como digo, el grosor ya depende de lo que quiera obtenerse y de la paciencia de cada uno. El hilillo resultante se puede manipular para atar o hacer nudos (con cuidado, como hice con la mini anterior) o con un poco de pegamento basta para pegarlo a algún sitio.  Aquí, finalmente os muestro un ejemplo en el que puede observarse distintos grosores. Lo he puesto encima de un arquero de Gondor de WH para que os hagáis una idea del tamaño y el aspecto que podría obtenerse.


Si deseáis pintarlo o darle un tono, id con cuidado y cargad muy poco el pincel con apenas pintura, ya que al ser algodón absorberá el líquido rápidamente y adquirirá coloración. Basta con colocar encima del hilillo el pincel con suavidad.

¡Un saludo!

KPG


11 mar. 2012

Consejos para no perder las referencias de los botecitos de pintura

Algunas marcas de pinturas emplean etiquetas para identificar los botecitos en los que introducen las pinturas. Debido al uso frecuente de los mismos, y si no tenemos la precaución de identificarlos, puede que perdamos el código o el nombre de ese color que nos ha satisfecho. A mi me solía ocurrir que, o bien perdía la etiqueta porque se despegaba o bien el nombre y la referencia quedaban tan gastados que no acertaba a reconocer el nombre. Podéis ver un ejemplo de cada caso en la siguiente fotografía.



Para evitar eso, os recomiendo, por ejemplo, lo siguiente:


1- Si el recipiente y/o la etiqueta lo permiten, emplead un marcador permanente para escribir el nombre del color. Si lo ponéis en el tapón, siempre podréis encontrarlo antes si tenéis varios botecitos en una caja o bien están todos desperdigados por la mesa.



2- Algunos compañeros incluso emplean un poco del color para pintar un trocito del tapón y poder localizarlo también antes si lo buscan mirando "desde lo alto".



3- Finalmente, os aconsejo proteger la etiqueta con cinta adhesiva transparente. De este modo mejoramos la sujección al botecito y protegemos el nombre y la referencia del color del desgaste provocado por la manipulación. Procurad que la cinta rodee el recipiente y se "pegue" finalmente sobre sí misma.






 Claro que cada recipiente nos plantea diferentes maneras de proteger la referencia. De todas formas, vale la pena perder un tiempo inicial en esta tarea, ya que nos evitaremos problemas como olvidarnos del color empleado o confundirlo con otro parecido pero con el que podemos obtener resultados diferentes e inesperados y generalmente distintos de los que esperábamos.

¡Saludos!

KPG