12/9/2014

Revisando a un oficial inglés en Waterloo (1815)



El año que viene se conmemora el bicentenario de la batalla de Waterloo. El 18 de junio de 1815 se batieron dos impresionantes contingentes de tropas napoleónicas y aliadas (un total aproximado de 300.000 hombres) en ese espacio de apenas unos cuatro quilómetros cuadrados que se encuentra en el camino hacia Bruselas. En los días anteriores, los ejercitos francés y prusiano ya se habían enfrentado en las poblaciones cercanas al escenario final de Ligny y Quatre Bras y mientras el combate se iniciaba en Waterloo, aún se luchaba en Wavre. Durante la noche anterior al decisivo choque final había estado lloviendo, de manera que los campos estaban en el mejor de los casos muy húmedos y totalmente embarrados en el peor. No era el mejor de los lugares en el que Napoleón hubiera deseado combatir. Sin duda, esa circunstancia influyó en el número de bajas finales que hubiera podido infligir la artillería del emperador, ya que las balas de cañón no rebotaban como lo hubieran hecho en un terreno seco al quedar frenadas por el lodo luego de impactar en tierra. Además, Wellington había tenido la precaución de ubicar sus tropas a cubierto de la loma de Mont St. Jean, lo que habría impedido un castigo mayor por las andanadas de los cañones franceses.

Recuerdo que cuando allá por el 2006 pinté esta figura de un oficial inglés que había participado en la batalla, -muy falto de algún conocimiento técnico básico de pintura, como se puede apreciar- quise recrear un soldado que había tenido que luchar en esa coyuntura, que había usado su sable en algún cuerpo a cuerpo, que había recibido salpicaduras de la sangre de sus soldados a los que quizás había tenido que sostener malheridos en algún momento de la refriega. La batalla ha acabado y el oficial mira a la lejanía exhausto, con todo el uniforme y su sable repleto de manchas y marcas producto de los combates. La sangre empieza a secarse también en el filo de su sable. Aunque en el chacó aparece modelado el número 52, podía haber sido un oficial del 27 Rgto Inniskilling, que formaba parte de la brigada de Kempt y que avanzó sobre los franceses reteniendo la carga de Donzelot y superando la granja de Hougomont durante el combate. El fragmento de muro rojizo y los escombros podían ser parte de un rincón de ese escenario mítico al que el británico ha regresado en algún momento.


 
 

He visto esta figura de una escala de 54mm del catálogo de Andrea pintada por varios reconocidos maestros, lo cual habla muy bien de ella. Efectivamente, es muy atractiva, colorista y elegante y capta la atención de cualquiera para querer convertirla en ejercicio de pintura y pieza de colección.

Siento rubor al mostrarla aquí porque soy consciente hoy de que está repleta de fallos, pero fue un paso más en el camino de mi afición y, como a todas las que uno pinta, a esta también le tengo mucho cariño. Si podéis haceros con ella o la tenéis aún guardada, recuperadla cuanto antes y embellecedla con vuestros pinceles. Yo volvería a pintarla, sin duda. Quizás, más adelante... ;)

¡Un saludo!

KPG

29/8/2014

Oficial confederado. Batalla de Appomattox (abril de1865). Revisión y puesta a punto.


Después del paréntesis vacacional es momento de retomar los proyectos pendientes. De la lista interminable que nunca acaba elijo esta figura, que forma parte del catálogo de Art Girona. Se trata de un oficial que podía haber formado parte del ejército confederado congregado en Appomattox, contingente que resultó siendo sorprendido por la llegada de refuerzos unionistas durante la noche del 8 de abril de 1865 durante la Guerra de Secesión norteamericana. Esta situación, traducida en una acción envolvente que puso contra las cuerdas al ejército de Lee, llevó al general confederado a aceptar la propuesta de rendición final pactada con Grant, la cual se firmó el 9 de abril en una granja a las afueras de Appomattox.

La verdad es que tenía muchas ganas de pintarla desde hace tiempo. Las figuras del escultor Krisztian Bodi tienen una "marca" personal que las diferencia del resto. En muchas de las que el escultor ha realizado para Art Girona puede apreciarse cómo destaca algún elemento de la anatomía de la figura alejándose de planteamientos apolíneos, pero sin dejar que la naturalidad de la postura deje de seducir al espectador.

En esta creo que Bodi consiguió dar una estupenda sensación de movimiento. El oficial está corriendo y todos sus miembros corroboran esa idea. No sobran ni faltan elementos. Están los justos.


Ya tenía la base preparada. Así que, después de la limpieza e imprimación de la figura, quedaba emplazarla sobre la misma. He optado por ponerla un poco más erguida, de manera que el punto de apoyo coincide justo con el talón de la pierna derecha que tiene avanzada, mientras que en su avance la punta del otro pie está a punto de posarse sobre un suelo irregular.

Asumo algún riesgo, ya que la peana no es muy grande y esto puede perjudicar al equilibrio del conjunto, de manera que un golpe brusco y de cierta intensidad quizá la puede hacer caer, pero espero que esto no suceda, ya que en situación normal, la escena goza de un buen reparto de fuerzas.

Y queda ubicarla de manera que desde todos los ángulos en que pueda ser vista la propuesta resulte estética y exista un contrapeso entre los elementos de la miniatura y los espacios que deja a su alrededor en la peana. Esta es la posición final que ha adoptado.





¡Espero haber acertado! Aunque ahora ya no hay vuelta atrás. Llevaré a cabo el pintado de la misma sobre la peana.

¡Un saludo!

KPG

19/7/2014

Sencilla preparación de ambientación en una pequeña peana


Para realizar la base sobre la que se asiente la escena, pongo una pequeña cantidad de pasta de modelar sencilla, de esa que podemos encontrar en cualquier bazar. La idea es que los elementos que coloquemos después no deban pegarse sobre la madera, con el consiguiente peligro de que caigan o no queden bien sujetos. También tiene un efecto estético, ya que podemos realizar ondulaciones propias de un terreno natural.

Luego coloco cola, que, aunque tarde en fraguar, pega la pasta de forma más sólida y consistente que lo haría un pegamento. Antes, y como ya he explicado en otros posts, he realizado marcas sobre la madera, para que la cola y la base de pasta se agarren a la madera y no al barniz protector de esa faceta del prisma que es toda peana.


Una vez extendida la cola, coloco la pasta de modelar sobre ella y cubro la superficie. Procuro no excederme, poner poquita, la justa para tapar toda la parte superior. Si queda algún espacio, añado un poco más.


Lo bueno que tiene que sea pasta de modelar, parecida al barro, es que al humedecerla con agua podemos alisar, completar, rellenar espacios y quitar excedentes.


Este que véis a continuación sería el resultado final de la base con la pasta totalmente extendida.


Dejamos secar un tiempo prudencial y ya estamos preparados para empezar a preparar la ambientación.


Tenemos la peana y la figura. Hay que decidir cuál es la mejor ubicación teniendo en cuenta todos los puntos de vista diferentes y pensando en si va a haber elementos sobresalientes en algún punto que responda a un planteamiento estético previo.

Para ello, yo realizo una marca con mucha antelación una vez que he decidido el lugar final que tendrá la figura y que he estudiado si la sensación de movimiento hacia algún punto externo de la peana pide que deje más espacio hacia algún punto o no. Como sabéis, y empleando ahora un término audiovisual, el "fuera de campo", o de viñeta-peana en este caso, juega un papel importante en la continuidad de la historia que queremos narrar con la figura.

En este caso, como la figura está andando, he preferido dejar un poco de espacio por delante y no pegarlo por el frente, al márgen de la peana. En cualquier caso, intentaré que quede la línea de los hombros un poco en diagonal, para no dar sensación de falta de profundidad y perspectiva.

Llega el momento de empezar a "diseñar" la ambientación. Es importante tener una idea clara de los detalles o elementos que pueden formar parte de la misma y tenerlos preparados previamente. No es lo mismo pensar en un paisaje árido que en un paso por una montaña en invierno. Ya existen, precísamente, diversas pastas en el mercado con la intención de recordar las diferentes texturas de los terrenos.


Una vez que tenemos marcada la huella del o de los pies, procedo a repartir cola blanca (a veces la mezclo con agua y otras no) sobre la base.


Puesto que ya realicé con antelación el diseño de ubicación de la figura y el agujero donde irá el vástago que la sujeta, hago la reserva del mismo con un trozo de clip, para evitar que la arena cubra el lugar dondeirá el vástago. Dejo que sobresalga lo suficiente para que después no sea complicada la extracción.


A continuación, y en este caso, pongo las hierbas en lugares estratégicos aprovechando que la cola está húmeda. Lo hago así para que después, al poner la arena, cubra la base de los matojos y dé la sensación de que, efectivamente, salen del subsuelo.


Y ahora ya procedo a esparcir la arena elegida por el resto de la base y a esperar a que todo seque antes de realizar cualquier otra manipulación. 


 De momento lo dejo aquí. ¡Hasta el siguiente paso!

¡Un saludo!

KPG

 


13/7/2014

La capa del templario: primeros pasos



Es difícil encontrar momentos para dedicárselos al hobby en esta época... ¡Con la de cosas que hay por hacer! Como, por ejemplo, continuar con la restauración del templario. Era el momento de trabajar la capa. De momento lo he dejado así después de una primera sesión furtiva en un rato del fin de semana.

Vamos a recordar cómo estaba, de dónde partía:


Este era el aspecto inicial, con una base con un componente marrón muy marcado. Si puedo, intentaré que al final parezcan la capa y la vesta dos tejidos de aspecto diferente, uno más viejo que el otro, y, por tanto,con un tono un poco diferente cada una de las piezas.

 Los colores que he empleado en esta primera fase de trabajo han sido los siguientes:



Son el fruto de mezclar los colores que aparecen a continuación, con las pruebas que aparecen en el pañuelo de papel:


Para la base he empleado un poco de Arena Iraquí  (70.819-124) y Marrón Cubierta (70.986-110). Para las sombras, he ido añadiendo a la base Gris Medio (70.987-111) en la primera bajada y a esta mezcla Gris Marina (70.991-159) en la segunda para las partes en sombra más escondidas. En el caso de las primeras subidas, luego de ir cubriendo con la capa base, he trabajado con una segunda mezcla formada por la base inicial a la que he añadido un poco de Blanco (70.951-01).

En esta primera sesión de trabajo he distribuido los colores para ver cómo podía ir quedando la combinación. Claro que puede parecer extraño hacer sombras con un color frío en un clima cálido como el que representa que sufre el personaje, pero hacia el final intentaré trabajar con tonos entre zonas claras y oscuras para atenuar esa sensación y ver qué aspecto final va adquiriendo. En las fotos se aprecia la diferencia entre las zonas o planos que reciben más luz y los que van a convertirse en sombras de la capa. De momento así se queda hasta la próxima etapa.

¡Un saludo!

KPG






29/6/2014

¿Cisne negro o blanco?


Pongo esta foto porque puede servir como recurso para ver cómo se comporta la luz con un lustroso plumaje como el que muestra este cisne negro.

Los brillos son espectaculares y pueden verse diferentes transiciones, bruscas o suaves, dependiendo del alcance y fuerza de la luz lateral.

Espero que os resulte útil.

Un saludo

KPG

23/6/2014

Parte superior del carrista casi acabada


Digo que está casi acabada porque me he dado cuenta de que me había olvidado de pintar las hebillas de los prismáticos y un pequeño punto en la gorra producto de algún roce con algún objeto. Pero también está prácticamente lista porque no será hasta el final de todo -cuando también quizás la hayamos ensuciado un poco para ubicarla en la escena final- que la daré por finalizada. Esto pasa con todas las figuras.

Desde la etapa anterior hasta esta, el objetivo marcado era acabar con el pintado de la parte superior de la figura. Para ello, luego de profundizar los pliegues con lavados de Marrón Chocolate he trabajado las luces para algunos puntos de la parca con los siguientes colores.


Para las partes de la parca sin manchas, he empleado la base inicial, formada por Marrón Chocolate (70872-145) y Rosa Antiguo (70944-039), a la que he añadido apenas una gota de Carne Dorada (70845-029). Tengo, de esta manera, dos "subidas", si queréis, ya que como ninguna de ellas van a tener el lavado de Marrón Chocolate que realicé, siempre se verá más clara. Hay que ir con mucho cuidado y no pasarse, haciendo ver que hay una mayor claridad, pero sin marcar en exceso las subidas o las luces. Recordemos que es un camuflaje y el carrista debería pasar lo más desapercibido posible. Para las manchas naranja, podemos disponer de dos tonos más claros para sugerir luces en las arrugas donde coincide con el dibujo. Una formada por el Naranja Claro (70911-022) o el Marrón Naranja (70981) -más apagado- y otra por el color que elijamos más un poco de Carne Dorada (70845-029). También la filosofia puede ser la misma y si lo creéis oportuno subís algúna mancha más que otras también con extrema precaución. Recordaros que todas las mezclas las haremos siempre con mateador X-21.

El siguiente paso es el cuello "blanco" de la parca reversible. Utilicé los colores que aparecen abajo.


Ya me perdonaréis porque los nombres de los botes no se ven bien, pero hay combinaciones de Marrón Caqui (70988-115) con Gris Medio (70987-111) y Marrón Cubierta (70986-110) -este último para las subidas en las partes superiores de los pliegues. Para marcar costuras, hago lavados suaves o perfilados con cualquier gris más oscuro, como por ejemplo,Gris Oscuro (70994-166), pero apenas manchando el pincel. Todos con X-21.

Para la base del cinturón, usé, como se aprecia en la foto de abajo, Negro(70950-169), Marrón Chocolate y un poquito de Marrón Rojo (70982-137).


Sobre esta base, hice alguna subida añadiendo Marrón Naranja. No uso aquí mateador, porque quiero aprovechar ese aspecto satinado que confiere el Marrón Rojo a la mezcla.

En el caso de los guantes, en cambio, sí nos interesa obtener una textura fria, sin brillo. No tengo fotos de las mezclas, pero, como es una lana de aspecto gris azulado, empleé Gris Oscuro (70994-166) -si se quiere se puede emplear Azul Gris Oscuro (70867-164)- con mayor o menor cantidad de Azul Gris (70943-061) para las partes claras y con un poquito de Negro con las sombras. Aquí usamos de nuevo mateador. Hay que decir que la textura conseguida por Taesung Harmms en esta prenda es muy buena y recuerda perfectamente a la de los guantes originales.

  

Gracias a las fotos veo que tengo que mejorar algunos puntos de luz de las manchas naranjas de la parca. También hay que mejorar el nudo del cinturón. Es un buen momento para explicar que los prismáticos suelen recibir roces que sacan "a la luz" el cromado de su estructura pintada, cosa que puede convertirse en un problema si hay francotiradores enemigos rondando.  Para simularlos, he dado unos pequeños golpes en los salientes tomando referencias de fotografias con Acero Natural (70864-178) con un poco de Plata (70997-171) aunque disimulado el brillo luego con Barniz Mate (70520-192). Para la hebilla del cinturón empleé esa misma mezcla pero rebajándola con Negro y destacando los volúmenes del mismo modo. Probablemente lo repasaré más tarde para evitar esa sensación de brillo que aparece en la foto. Para la óptica de los prismáticos, anque no se ve, utilicé Barniz Brillante (70510-193).

En la siguiente foto aparecen los galones verdes.


Tengo que repasarlos más y bajarles el tono, aunque eran de un verde bastante subido. La mezcla original era Verde (70969-73) rebajado con un poco de Negro y en las subidas para alguna tímida luz, añadiendo un poco de Carne Dorada. También se pueden hacer con Carne Media...

Y, finalmente, la foto de espaldas.



Es la que menos me gusta, pero si os fijáis bien, se aprecian las débiles diferencias entre zonas con subidas y sin ellas. 

Un paso más... Hasta el próximo.

¡Un saludo!

KPG

22/6/2014

¡Y se hizo el LED!


Pues con la llegada del LED nuevos recursos para realizar trabajos de pintura y modelado bajo una luz clara, económica y ecológica. He descubierto estas bombillas que son una buena fuente de luz (blanca en este caso) y, claro, las hay de diferentes potencias.

En las reuniones de pintura que realizamos con compañeros, podemos encontrarnos con bombillas que ofrecen diferentes matices puesto que la calidad de la luz es diferente. Antes esto era más complicado y muchas veces nos veíamos limitados a usar las más habituales para alumbrar casas, a veces con esa luz amarillenta tenue. Todavía algunos prefieren usar las horas de luz diurna del sol, sin emplear eletricidad de por medio. Y todos conocemos compañeros que son capaces de adaptar la pintura a las condiciones lumínicas de las estanterías que reciben las miniaturas en los concursos. El dominio de la luz artificial es todo un mundo.

Pero, claro, la luz lo es todo, en el pintado y modelado de figuras...

¡Un saludo!

KPG