14 oct. 2017

Generar efecto de tres dimensiones con pintura: una pequeña cruz sobre un escudo.


¿Cómo podemos generar ilusión de tres dimensiones con la pintura de detalles u otros elementos para que superficies planas ganen interés? Se trata de engañar al ojo aprovechando esa "necesidad" o vocación del cerebro humano de dar sentido a lo que ve de acuerdo con los conocimientos adquiridos por las experiencias. Vamos a emplear como ejemplo la pintura de una cruz de la Orden de Santiago en el escudo que lleva colgado a la espalda este caballero que pertenece al catálogo de Gripping Beast (28 mm). Hay maneras diferentes de hacerlo, claro. Yo voy a mostraros cómo he pintado esta. Todos los colores son de la gama Model Color de Vallejo.

Sobre un fondo claro, en esta ocasión con un color Marrón Cubierta (70.986/110), pinto a mano alzada y con un color oscuro (Rojo Cadmio Tostado, 70.814/034) el esquema de la cruz. Si nos equivocamos, siempre estaremos a tiempo de corregir ese esquema base perfilando con el color del fondo.


Luego, vamos buscando un color más claro que nos ayude a recordar el rojo original que tenía asignada la cruz de esa orden. Para este ejercicio, yo he empleado un Bermellón Oscuro (70.947/029). Es muy importante no excederse con la cantidad de la pintura y usar un pincel con una punta fina que arrastre la pintura justa después de haber quitado el excedente de agua. Siempre es mejor poner poca pintura y esperar a que seque para, aprovechando las características del acrílico, conseguir que poco a poco vaya saturando la transparencia -la capa de pintura que ponemos sobre otra capa anterior ya pintada-, y alcanzar un tono más vivo. En este caso, yo he probado con un pincel Vallejo RK-25 de piel de marta Kolinsky del número 1 y he quedado muy satisfecho con el resultado.


Sobre ese rojo, aplico otro color con un tono más vivo, que mezclo con menor proporción del anterior. En el siguiente paso, he mezclado Bermellón (70.947/029) con el Bermellón Oscuro anterior. Pero ahora ya con la intención de reforzar la parte de la cruz que, en caso de tener algo de volumen, recibiría más luz. Es decir, con la pincelada, concentramos el depósito final de la pintura en la zona más clara.


 Antes de seguir, recordad que no es necesario disponer de botes con rojos más claros para ir "subiendo" el tono, podría hacerse añadiendo naranjas o amarillos a la mezcla, como veréis. Evitad emplear un color que tienda a desaturar porque tenga algo de blanco, ya que el tono puede quedar pronto apagado y virar hacia un rosa.

Vamos a continuar un poco más. ¿Qué tal si empleamos un Naranja (70.956/025) mezclado con un poquito de Bermellón Claro para hacer el mismo ejercicio, pero reduciendo aún más el espacio en el que se concentra la pintura? En la siguiente foto vemos el resultado.



El efecto de tres dimensiones será más perceptible si ahora trabajamos las partes que no recibirían tanta luz según la disposición que ocupa el elemento donde pintamos la cruz u otro elemento. Recuperamos un poco del Bermellón Oscuro y lo mezclamos con un poco de Rojo Cadmio Tostado para incidir con cuidado sobre los espacios que reciben menos luz y que están en claro contraste con los más expuestos a la luz. En este caso, con la pincelada iremos de la parte menos oscura a la más oscura. El Rojo Cadmio Tostado ya tiene presencia de negro, así que con muy poco ya basta para realizar una gradación.


Finalmente, es el momento de trabajar los extremos de luz y de sombra. Con un Amarillo Intenso (70915/014) mezclado al Naranja, podemos obtener un color más claro o muy claro que se convertira en el brillo final de las partes rojas más sobresalientes y que reciben el impacto de la luz por un lado. Mientras que si al Rojo Cadmio Tostado le añadimos una pizca de Negro (70.950/169) con mucho cuidado perfilaremos los límites de la cruz. Esto último servirá para dos cosas. En primer lugar, aumentará el contraste con las partes más claras y, en segundo, dará máyor profundidad a las partes más escondidas.  Para los brillos finales, siempre podemos añadir un poco más de amarillo al Naranja hasta conseguir la sensación de brillo deseada.


A continuación, la paleta de colores empleada para este ejercicio. La mancha "oscura" que se aprecia en la derecha pertenece al Marrón Cubierta de la base inicial.


En la foto que muestro a continuación, he empezado a trabajar la sensación de profundidad en la parte más baja del escudo para forzar el contraste con la más clara que sería la de la derecha superior He hecho una primera mezcla en la que al Marrón Cubierta le he añadido un poquito de Tierra Oscura (70.874/134) y luego un poco de Gris Cielo (70.989/154). Falta oscurecer un poco más, pero me detengo ahí porque quiero empezar a trabajar sobre el escudo efectos de envejecido, y huellas de combate y suciedad, pero eso ya es tema de otro post. 


¡Un saludo!

KPG