16 mar. 2013

Fondo de área de trabajo para mejorar el pintado de figuras

En la medida de lo posible, hay que evitar la competencia de luces de diferentes fuentes en el área de trabajo de pintura. El ojo procura adecuarse a la calidad y cantidad de las luces del lugar y eso hace que, si no vamos con cuidado, creamos que pintamos con un color determinado que no tiene nada que ver cuando separamos la figura de ese lugar de trabajo.

Hay que ir con precaución con luces que vienen de diferentes direcciones a las de los focos que empleamos para la pintura de la miniatura o que pueden reflejarse en superficies que tenemos detrás de ella. Vamos a ver un ejemplo.

En primer lugar, vamos a ver una foto de un espacio de trabajo con una figura que tiene detrás un papel blanco doblado y luego otra con una superficie oscura, negra, como de goma, que atenúa e impide mucho el rebote de la luz del lugar.




El efecto que obtenemos en la fotografía es más o menos similar al que ocurre con nuestra visión.  No ha habido cambio de intensidad, sólo se ha evitado la incidencia de la luz en el folio trasero. Veremos el efecto con un encuadre más cerrado.



Si nos fijamos, vemos que al tener ese fondo oscuro podemos concentrarnos mucho más sobre el aspecto de los colores de la figura y su contorno. Descubriremos mejor los matices y las formas de las arrugas o de los volumenes.

¡Un saludo!

KPG

13 mar. 2013

Trompeta de Dragones, Reino de Italia, 1809

Los dragones podían desplazarse en parejas a lomos de un caballo para proseguir los ataques a pie. Tenían un aspecto imponente. No debía resultar agradable verse sorprendidos por ellos, ya fuera descabalgados o sobre alguna montura.



Esta figura fue la conmemorativa que la asociación "El Baluard" ofrecía a los participantes del concurso del Soldat de Plom de Girona el 2007, año del Mundial que se celebró en esta bonita ciudad. Su escala es de 54 mm. El autor de la escultura es Michel Saez. La verdad es que ha sido muy agradable practicar más cosas de pintura con ella. Tiene un porte bien bonito este trompeta de dragones del Reino de Italia. Este cuerpo participó en los sitios que las fuerzas napoleónicas realizaron sobre la ciudad de Girona en 1809.

Algo que suelo hacer es ir avanzando los colores de las diferentes partes de la figura aunque sea realizando pruebas con los colores base. También voy trabajando sobre la cara para ir haciéndome una idea de las combinaciones que se van a ir generando al final. Esto puede ser útil para tener alguna referencia sobre el punto que pueden alcanzar las zonas más iluminadas y luces máximas y estudiar la transición de los volumenes hacia las partes o pliegues más escondidos.


La combinación resulta atractiva en la parte superior, ya que se produce un encuentro de dos colores complementarios, el rojo y el verde, que habrá que ir trabajando con sus luces y sombras. No son colores fáciles, ya que algunas pinturas pueden generar un aspecto satinado, por lo que es conveniente utilizar mateador (como el X-21 de Tamiya que ya explicamos) en las mezclas. Otro de los problemas con que me encontré es que hay diferentes ropas y texturas "blancas". Y el material de que están hechas esas prendas debe reflejar la luz de distinta manera. Los manguitos rebotan mucha más luz que los guantes, los ribetes de cuello y pechera son blancos, pero no pueden ser tan blancos como el cuero del cinturón.

En el caso del rojo, el abanico de mezclas desde la última sombra hasta la luz máxima puede ser muy variado, como vemos en la foto. Pero algunos colegas son capaces de trabajar con muchas menos subidas y bajadas con resultados fantásticos.


Para las sombras, quise probar con el azul de prusia oscuro, que da unos tonos más fríos, añadido a la mezcla inicial de rojo carmesí -un color que no había probado y que me ha gustado mucho- y rojo(todos los colores son Vallejo). Otra opción hubiera sido emplear el color verde para unirlo al color base, pero a mí me interesaba complicarme la vida y trabajar, como dije, con uno de mis colores preferidos, el azul de prusia oscuro. Este era el aspecto que iba tomando su espalda:


La gradación no me resultó fácil, ya que iba de un rojo muy claro en los hombros hasta un tono bastante azulado justo en la base de los omóplatos. En los botones no usé pigmentos metálicos y se ve un primer esquema de base gris con algún punto de luz más blanquecino en la parte superior.

Con las botas hice una prueba que me gustó. Mezclé una pizca de negro brillante con negro y un poquito de púrpura real para conseguir un tono de base que simulara el cuero. Lo utilizaré más veces. Realicé algunas subidas con negro y un poco de gris cielo en las zonas de pliegues que más luz recibían, que luego cubrí a base de suaves veladuras con negro.


En la base, quise trabajar un poco un suelo con turma y piedras. Así que hice una mezcla oscura que luego fui retocando con pincel semiseco y seco muy suavemente con un poco de gris cielo y a veces un pelín de cubierta adjuntado a la base hasta conseguir el aspecto oscuro y de cierta sensación de humedad que a mi me gustaba.


Después de avanzar con la pintura de la figura en general, llegaba el momento de pintar y pegar los elementos sueltos que quedaban. Para probar el aspecto que iban adquiriendo el guante, la trompeta y sobre todo la cuerda trenzada, iba acercando el objeto a su ubicación final de vez en cuando como se ve en la fotografía siguiente.Esto me permitía también modificar, si era necesario, la caída de los colgantes de manera que estuviera acorde con el "viento" que podía haber en el momento en que se "retrata" al dragón.


Y así quedaba la trompeta una vez colocada:


El turno del sable y el tahalí. Decidí poner el correaje antes de integrarlo a la figura.


En las dos fotos siguientes, tomando la medida de la longitud de los cueros y con el recorte ya realizado.



La última pieza a colocar era el plumero. Para pintarlo, realicé una especie de lavado con gris y negro en las zonas más escondidas o hendiduras de las plumas sobre la base gris inicial de la imprimación. Para pintar las plumas realicé leves toques casi al modo de pincel seco pero en sentido inverso al de pintado de las hendiduras, para que el relieve de las pequeñas plumas destacara sobre el fondo más oscuro.  Con la parte roja realicé el mismo procedimiento. Abajo, el plumero en las primeras fases de pintado.


Trabajos con el rostro. Intentando mejorar su aspecto y procediendo a colocar las últimas luces.


Y a continuación, las fotos finales de toda la escenita. Espero que guste. ¡A seguir pasándolo en grande pintando más minis!






¡Un abrazote!

KPG

12 mar. 2013

Pinceles, agua y pigmentos metálicos

La figura está acabada. La observamos con detenimiento, le damos vueltas para ver si todo está bien y, de pronto, la luz incide sobre uno o más puntos minúsculos brillantes que dan al traste con la verosimilitud de la miniatura, ya que están donde no deberían y, puesto que recuerdan a la purpurina, le dan un "tono festivo"...probablemente inadecuado (si no és que estamos pintando una 'drag queen', claro). ¿Qué ha ocurrido?

Pueden haber pasado dos cosas. En primer lugar, podemos haber utilizado un pincel que habíamos empleado en alguna ocasión para pintar con un pigmento metálico y escondidas entre sus cerdas estaban aún esas partículas casi imperceptibles. En segundo lugar, puede que hayamos mojado el pincel con una pintura o mezcla de pigmentos no metálicos en un recipiente donde antes hemos mojado uno que sí tenía. Las partículas metálicas flotaban en el agua y se han "infiltrado" y adherido al mechón del pincel que hemos introducido posteriormente.

Recomendación: usar pinceles y recipientes con agua para pinturas con pigmentos metálicos distintos de los que utilizamos para el resto de colores y mezclas. Podéis marcar los pinceles o utilizar diferentes tipos que, como en la foto de abajo, se puedan diferenciar fácilmente por el color del mango.



Estos consejos son también aplicables a otras substancias diferentes a la pintura tales como mateadores, barnices, pigmentos para hacer efectos de envejecimiento u otras: mejor utilizar un pincel específico para cada cosa (puede tratarse de uno que ya no sirva para pintar bien, pero sí resulta aún óptimo para hacer las mezclas entre la pintura y esos productos).

¡Un saludo!

KPG