10 dic. 2012

Lentes para pintar y modelar o ¡si no lo veo no lo creo!

Que conste que yo era muy escéptico y no "veía claro" eso de usar lentes u ópticas para pintar o modelar, pero he comprobado que el nivel de detalle que se puede alcanzar (dependiendo, claro está, de cada uno) es increíble.

Cuando te acostumbras a usarlas es cuando te arrepientes de no haberlas descubierto antes.

Os muestro las que yo empleo, gracias al consejo de uno de esos grandes pintores que hay por esos mundos. En esta, en concreto, se pueden emplear hasta dos lentes para llevar mejor a cabo su función de permitir una visión aumentada de los objetos.

 
Y sí, lleva una bombillita casi a lo "espeleólogo", para apuntar la luz hacia la zona donde aplicas la vista y, en nuestro caso, la herramienta de modelar o el pincel. La verdad es que yo no la he utilizado todavía.
 
No sé si os podéis hacer una idea con la siguiente foto. Pero imaginaros que podéis ver todos y cada uno de los rincones de vuestras figuras para realzar los detalles o llevar a cabo el asalto de filigranas impensables "a simple vista".
 
 
 
Cosas buenas que tiene: se ven todos los detalles excelentemente. Cosas malas que tiene: se ven todos los detalles excelentemente. ;-) !Y cómo puedes dejar de arreglar algo que sabes que está ahí!
 
De todas formas, debemos tomar las oportunas precauciones en el momento de usar ópticas de aumento para pintar (que deberían tener unos mínimos de calidad), ya que como ya sabéis, si acostumbramos a nuestra vista a emplearlas siempre, puede pasarnos factura. No está de más realizar una consulta a un especialista de la visión, por si acaso. Yo las empleo para entrar a trabajar los detalles y "lo que el ojo no ve".
 
¡Un saludo!
 
KPG
 

 

9 dic. 2012

Capitán de los Tercios Alonso de Contreras



¡Ea, señores!! ¡Abajo que es ya noche!
El flamante capitán Alonso de Contreras -aquél soldado aventurero a quien Lope de Vega le anima a escribir sus memorias-  cuenta que justo antes de partir a las Indias para socorrer Puerto Rico, ordenó descanso nocturno a sus hombres a bordo del galeón donde tenía su tropa:

“¡Ea, señores! ¡Abajo, que es ya noche!”
Después de las burlas que recibió -pues muchos de los soldados aún aprovechaban las últimas horas para estar con sus esposas u otras compañías-, no quiso el capitán que aquello volviera a suceder. Al día siguiente repitió la orden.

¡Ea, señores! ¡Abajo que es ya hora!”.  El propio oficial en su “Discurso de mi vida” nos cuenta que entonces alguno de los miembros de la tropa respondió “con la insolencia ordinaria  “¡Acuéstese su ánima!”.  Ante este nuevo plante, el capitán pasa a la acción y devana la cabeza con su espada a uno de sus soldados, que acaba mostrando los sesos desnudos. En adelante, no se desobedeció ninguna otra orden de Alonso de Contreras.
En la figura que os muestro, quise representar a dicho capitán pensativo en la cubierta del barco luego de recibir la negativa de los soldados en la primera ocasión, tejiendo la estrategia para actuar al día siguiente en caso de encontrarse ante una situación semejante y cercenar cualquier nuevo atisbo de desacato, como finalmente ocurrió.

La viñeta

Antes de mostrar las fotos de la escena acabada, os cuento que quise ambientarla como si estuviera recibiendo algo de luz de luna. Intenté poner en todas las mezclas algo de azul de oxford o azul de prusia oscuro, incluso para la piel. En este último caso, también empleé un poco de rojo violeta.

Fue un ejercicio rápido, pero el primer paso para probar cosas de cara a realizar escenas nocturnas posteriores mucho más arriesgadas. Incluso me atreví a llevar a la práctica aquello de realizar una fotografía a la figura tras realizar un rociado con alguna pintura clara desde arriba y otra más oscura desde abajo con aerosoles de imprimación, para ver donde debía colocar las luces y las sombras.



Seguramente habréis reconocido la figura. Es el magnífico "Oficial de los Tercios Españoles" de 54mm de Art Girona modelado por Raúl García Latorre. El fragmento de barco forma parte de la ambientación que acompaña al pirata en pleno abordaje de "No quarter" de Andrea de la misma escala. Creo que le iba como anillo al dedo para la historia que pretendía "contar".

Ahí van unas cuantas fotos finales. A pesar de que en realidad se aprecian más los contrastes, debo seguir mejorando y trabajar más esa cuestión.







La verdad es que me lo pasé en grande buscando documentación y luego con el diseño de la escena y la pintura de todos los elementos. ¡Una experiencia muy recomendable!

¡A seguir practicando voy!

KPG



11 nov. 2012

Mi primer soldado de Roma

He tardado demasiado, pero gracias a un intercambio con un compañero, ha llegado la oportunidad de acometer la pintura de un soldado romano. Se trata de un centurión del siglo I antes de Cristo de 54 mm de Andrea.



Hay que seguir trabajando, entre otras cosas, esas cotas de malla y metales con tintas y barnices. Pero en esta figura me he peleado con ellos y eso ya ha significado un avance para mí.



En los pantalones y la túnica podía haber trabajado más los contrastes, pero no me disgusta ver el resultado final en mano.




También he hecho pruebas con pigmentos en el terreno, a ver si les acabo de perder el miedo de una vez...



La capa ha sido otro espacio de "entrenamiento". La primera vez que aplico aerógrafo sobre una superfície así -diría que muy pequeña para mi experiencia con "la máquina diabólica que expulsa aire" ;-) - y luego trabajo sobre ella con pincel. Es más complicado de lo que creía, y aunque en las fotos no he sabido retratar el aspecto más o menos real, tampoco he alcanzado el contraste que quería teniendo en cuenta esos pliegues al viento, aunque tomar la decisión sobre el punto de dirección de la luz principal no me resultó fácil.

Y ahí van dos vistas finales más.




¡La verdad es que ya tengo ganas de pintar otro soldado de Roma!

¡Un saludo!

KPG

6 nov. 2012

Basada en Ayla, una curandera de la prehistoria

Lamento no haber podido realizar un pintado a la altura de la escultura, pero ha sido un paso más en mi camino de bustos, es el tercero, y el primero con una mujer como protagonista. La figura pertenece al catálogo de El Viejo Dragón. De nuevo los dedos de José Ramón Arredondo acabaron por crear una bonita escultura, en este caso una hechicera ambientada en una era muy, muy lejana...


Pronto vi que podía basarme en Ayla, la protagonista de la larga serie de libros de Jean M. Auel "Los hijos de la Tierra". De modo que incluso me decidí a pintar en la peana uno de los dibujos que aparece en alguna de las encuadernaciones de uno de ellos y, puesto que en la primera de las novelas resulta herida por un león de las cavernas -que se convertirá desde entonces en su totem-, le pinté en el colgante lo que deberían recordar las marcas de una garra.

Y luego de eso, pues el resultado. La verdad es que ahora veo que arriesgué muy poco y que debería haber intentado contrastar mucho más los volumenes, pero me resultó muy complicado y como figura para el aprendizaje le estoy muy agradecido. Puse la figura un poco inclinada y no supe resolver el juego de luces y sombras.








Además de los pechos, que creo que son complicadísimos de pintar, tuve algún quebradero de cabeza con el cráneo. No sabía qué color y aspecto darle. Hasta "estudié" un poco de anatomía interna...;-)



Bueno, eso es todo. Os animo a disfrutar con el pintado de alguno de estos bustos.

¡Un saludo!

KPG

31 oct. 2012

Una receta para carnaciones

Hay muchas posibles combinaciones de colores para intentar reproducir las tonalidades de la piel. Os voy a presentar una gama que permite generar transiciones entre zonas de luces y sombras de una forma más o menos sencilla. Está toda realizada con referencias de la gama Vallejo.



Desde el pocillo de la izquierda hasta el último de la derecha podemos encontrar una gama formada por seis mezclas que son las siguientes (¡ah! yo simpre pongo flat base X-21 de Tamiya para evitar un brillo excesivo, aunque a veces que la piel satine un poco no está mal):

1- Ultimas sombras: negro + rojo cadmio tostado
2- Segundas bajadas: rojo cadmio tostado + arena marrón + negro (muy poquito)
3- Primeras bajadas: rojo cadmio tostado (en mayor cantidad) + arena marrón
4- Base: arena marrón y un poco de rojo cadmio tostado
5- Primeras subidas: arena marrón + carne base
6- Segundas subidas: carne base y un poco de arena base
7- Las últimas luces (aunque en la foto no sale el pocillo) se pueden realizar con carne base

Aqui abajo, dos ejemplos de figuras en los que empleé este patrón.

 
 
Siempre pueden variarse las proporciones y número de subidas y bajadas según el gusto de cada uno, claro, pero la base formada por el color Arena Marrón y un poco de Rojo Cadmio Tostado generalmente funciona muy bien.
 
¡Un saludo!
 
KPG



13 oct. 2012

Atila se acerca...

Esta figura es fruto de un encuentro con compañeros durante un curso con Fernando Ruiz. La verdad es que compartir experiencias y aprender con otros es lo mejor que puede pasar.

La escena es sobria. Intenté transmitir la sensacion de soledad del líder guerrero en algún momento de reflexión durante sus campañas y la imagen histórica de devastador que lo ha acompañado hasta hoy. Cometí muchos errores en el proceso de aprendizaje y quizás puedan detectarse en el acabado. Creo, sinceramente, que, entre otras cosas, está demasiado ajustado en esa peana con un árbol que me dió algunos problemas al intentar pintarlo. Pero entiendo que es así como se aprende mejor, reconociendo la influencia de los errores durante los procesos en el resultado final.

La figura, modelada por Raúl García Latorre y perteneciente a la serie histórica de 54 mm del catálogo de Art Girona, es una maravilla.

Ahi van algunas fotos

¡Un saludo!

KPG!





12 oct. 2012

Camino del Dniéper, agosto de 1943

En agosto de 1943, el ejército soviético persigue a los alemanes en su retirada hacia el Dniéper. Este carrista podía haber formada parte del 3er Ejército de Tanques de la Guardia, encargado de perseguir al enemigo y cruzar el río lo antes posible para fijar una cabeza de puente, objetivo que consiguen el 22 de septiembre. Desde entonces comienza una encarnizada lucha entre los dos ejércitos por dominar el máximo de cabezas de puente del río. A mediados de octubre, los soviéticos han consolidado sus posiciones y la Wehrmacht abandona el Dniéper, perdiendo los alemanes la posibilidad de reforzar la que hubiera sido una línea defensiva fundamental del frente oriental.



La verdad es que me apetecía enfrentarme a esta figura que pertenece al catálogo de Alpine. Después de la etapa de documentación, decidí colocar al carrista en actitud vigilante, pendiente del horizonte luego de haber reconocido las huellas de algún tanque enemigo en retirada.

La elección de la peana, muy simple, puede ser discutible, pero me parecía atractivo por esa misma razón y por la dificultad que entrañaba crear una pequeña ambientación y un contraste con la figura que iba a ocuparla.

Estos son los primeros pasos que realicé para llevarla a cabo.

Primero realicé una propuesta de ubicación de carrista y del lugar que tenía que ocupar un terreno con huellas de oruga de un transporte enemigo. Utilicé masilla Magic Sculpt sobre la que presioné con un fragmento de cadena de una maqueta de un carro alemán de esa escala hasta conseguir el efecto deseado.


Luego recubrí el suelo con arena dejando el lugar destinado al vástago de sujección de la figura a la peana.


A continuación, la pinté y le coloqué algunas piedras para evitar la monotonía del fragmento de suelo sin marcas de oruga.



Siempre suelo ir probando el avance de la ubicación de elementos en la peana. Con la figura colocada, a la que di una primera capa base de verde militar mezclado con gris verde, este era el aspecto que adquiría antes del pintado y texturizado.


En principio, iba a pintar de verde el mono del carrista, pero luego me decidí por el gris.

El siguiente paso, mientras iba avanzando con la pintura de la miniatura, era buscar vegetación y colocarla de manera que diera la sensación de que el carrista se había abierto paso entre ella.



Para que la peana, tan clara, no tuviera un excesivo protagonismo busqué un cartel soviético de propaganda de la época que ya tenía visto y que por sus colores no desentonaba mucho con el conjunto. Al póster original le añadi las palabras en castellano para ayudar a contextualizar la figura y su actitud. El texto en alemán de la parte inferior por lo visto dice "El rio Dniéper es grande cuando el clima está tranquilo".



Finalmente, ya sólo quedaba avanzar con la pintura de todas las partes de la figura (los pliegues del mono representaron un reto complicado) y colocarla en la base.






Y ahora, ¡a por otra!

¡Un saludo!

KPG

11 oct. 2012

Los colores de la tierra

Hace un tiempo tuve la oportunidad de acercarme al abrigo natural de La Roca dels Moros, en el municipio ilerdense de Cogul, conocido por las pinturas rupestres del pospaleolítico que adornan su concavidad.

Si estáis interesados en tener un poco más de información, la podéis encontrar aquí.

http://cogul.rupestre.org/es

Se explica de forma muy pedagógica y clara qué tipo de figuras pueden encontrarse, ya sea pintadas o grabadas. En el caso de las pinturas se habla incluso de tonalidades, pero apenas existe información sobre las características del pigmento o la técnica empleada para dibujar en la pared. En cualquier caso, existe un cierto predominio de tonos negros y rojizos.

Pero una de las cuestiones que me llamó la atención son los colores que descubrí en una de las paredes naturales de arena cercanas al yacimiento arqueológico.



La variedad de colores que se puede apreciar, producto probablemente de la acción de los agentes metereológicos sobre el terreno con el paso del tiempo, es amplísima en un espacio muy breve. Dado este gran cromatismo, no es, pues, de extrañar, que los encargados de plasmar las acciones de los grupos sociales que vivían en la zona quisieran aprovechar algunos de estos pigmentos naturales.



Aunque reconozco que se trata de una especulación propia poco fundamentada a partir de un indicio actual -producto de la observación casual- estoy seguro que aquellos/as primeros/as artistas intentaron aprovechar la belleza cromática que proporcionaban las arenas de la propia "madre" tierra con diversos objetivos dentro del abanico cada vez más amplio de sus posibilidades pictóricas.

¿Cómo obtenían el color? ¿Cómo lo aplicaban en la superficie rocosa? ¿Cuándo? Reconozco que esta visita me ha motivado a buscar recursos sobre el tema. Al fin y al cabo, seguro que fueron de las primeras personas de la zona que se atrevieron a pintar "figuras". Lamentablemente, sólo puedo mostraros estas fotos tomadas en plena canícula estival bajo una potente luz solar.

¡Un saludo!

KPG

1 sept. 2012

Pintar con el secador al lado

Después de la pausa forzada por obras y el paréntesis veraniego retomo el blog. :)

Muchos colegas se asombran de que algunos pintores de figuras que usan colores acrílicos tengan a mano un secador que emplean una vez acabadas algunas pinceladas. Esta aplicación de calor cumple dos objetivos. Por un lado, se acelera el secado, lógico, y con ello el proceso de acabado de la miniatura, ya que se pueden aplicar antes nuevas capas, mezclas, veladuras o transparencias. Pero, por otro, puede atenuarse esa tendencia a satinar que tienen algunas pinturas, y en general algunos colores en concreto más que otros (como puede ser el caso de los azules, los verdes y algunos rojos). No sólo eso, sino que con el calor que aplica el secador, se puede conseguir un tono apagado acorde con la textura que queremos reproducir.

Os muestro un ejemplo. En este caso he elegido una mezcla para realizar la capa base del "bleu foncé", el típico azul napoleónico, elaborada con azul de prusia oscuro y negro (ambos de Vallejo).

Si al aplicar algún color o una capa base nos pasamos con la pintura, o hay un excedente de agua y además se generan concentraciones como "charquitos" podemos acabar teniendo unos brillos poco estéticos sobre el fragmento o la zona en la que trabajamos.



Aplicamos calor con prudencia y a una cierta distancia.



Y el resultado. Sin brillos y con un aspecto que se aproxima al de la ropa original, a escala, claro...




Al principio cuesta acostumbrarse, pero luego, cuando se descubre la utilidad, se convierte en una herramienta indispensable para muchos.

¡Saludos!

KPG