11 nov. 2012

Mi primer soldado de Roma

He tardado demasiado, pero gracias a un intercambio con un compañero, ha llegado la oportunidad de acometer la pintura de un soldado romano. Se trata de un centurión del siglo I antes de Cristo de 54 mm de Andrea.



Hay que seguir trabajando, entre otras cosas, esas cotas de malla y metales con tintas y barnices. Pero en esta figura me he peleado con ellos y eso ya ha significado un avance para mí.



En los pantalones y la túnica podía haber trabajado más los contrastes, pero no me disgusta ver el resultado final en mano.




También he hecho pruebas con pigmentos en el terreno, a ver si les acabo de perder el miedo de una vez...



La capa ha sido otro espacio de "entrenamiento". La primera vez que aplico aerógrafo sobre una superfície así -diría que muy pequeña para mi experiencia con "la máquina diabólica que expulsa aire" ;-) - y luego trabajo sobre ella con pincel. Es más complicado de lo que creía, y aunque en las fotos no he sabido retratar el aspecto más o menos real, tampoco he alcanzado el contraste que quería teniendo en cuenta esos pliegues al viento, aunque tomar la decisión sobre el punto de dirección de la luz principal no me resultó fácil.

Y ahí van dos vistas finales más.




¡La verdad es que ya tengo ganas de pintar otro soldado de Roma!

¡Un saludo!

KPG