9 ene. 2014

Tamizado de arena para ambientaciones de bases


La que veis arriba es la caja donde guardo pequeñas bolsas con diferentes tipos de arena para realizar ambientaciones de escenas o figuras. Me resulta cómodo y me permite ganar tiempo. Pero antes he tenido que dedicar otros pocos minutos para obtener esas "arenas" tan finas que voy a emplear. La arena -aunque después podamos pintarla- tiene también color y textura y puede que haya un tipo más adecuado para simular un terreno u otro. No es lo mismo ambientar una figura en un desierto que en un barrizal. A continuación, un ejemplo de la selección de "arenas" que guardo en la caja.


Para tamizar la arena utilizo un artilugio que se me antoja casi perfecto para este cometido. Se trata de una pinza con la que pueden servirse té u otras hierbas para infusiones. Es, en realidad, un cedazo en forma esférica con un paso pequeño de alambrado cruzado muy fino. Para esta tarea de tamizado de arena pueden emplearse otro tipo de cedazos, claro. Lógicamente, cuanto más fino sea el paso entre los alambres, más fina será la arena que obtendremos.


Como os habréis imaginado, introduzco el tamiz en la bolsa con la arena que he cogido en cualquier sitio. Lo transporto luego con la arena que he atrapado sobre la pequeña bolsa de plástico que me servirá para conservar la arena tamizada bien fina para su conservación después de agitarlo con suavidad. 



Este que veis a continuación puede ser el resultado. Luego, basta con meter la bolsa en la caja y tenerla a punto para una futura reproducción de terreno en una peana.

 

Sencillo y útil.

¡Un saludo!

KPG