30 ene. 2015

Inventando arrugas y volúmenes en la recuperación de la capa de un templario


La foto que encabeza este post muestra el estado en que tengo el templario de Romeo de mi colección y que estoy intentando "recuperar", restaurar o interpretar de otro modo para intentar mejorarlo un poquito.

He dedicado dos breves sesiones a trabajar un poco más la capa. No he podido avanzar mucho, pero puedo mostrar la tendencia con la que estoy enfrentándome a esa prenda con algunos ejemplos sobre un lateral de la misma -el que se presentaría como vista frontal de la miniatura-, que será extrapolable al resto de la vestidura.

Estoy intentando trabajar las luces y sombras de dicho lateral, pero me lo estoy planteando como un ejercicio para probar algunas cosas, como, por ejemplo, crear pliegues donde no los hay o inventando volúmenes en espacios frontales en los que no existen intentando engañar al ojo.

Para dar una idea de a qué me refiero, mostraré una foto que muestra dónde había dejado la miniatura. Como se verá, apenas existe una capa uniformizadora con un tono más terroso que el de la vesta, para dar sensación de que la calidad y/o procedencia de ambas prendas era distinta y con algunas partes -las que recibirían menos luz- más oscurecidas.



A cierta distancia, la figura daría sensación de poco volumen. Y lo que he intentado ha sido precisamente exagerar los contrastes entre zonas de luz y de sombra para que no parezca tan plana y carente de vida o expresividad.

Para ello, en una primera sesión intenté trabajar más los contrastes entre zonas claras y zonas oscuras agrisando en general la figura. Estas son las mezclas y colores que utilicé.


En realidad, hay muchos "grises". Incluso el más claro es un Gris Blanco. En los tonos claros, los colores son Gris Pálido (70.990/155), un poco de Arena Iraquí (70.819/124) y Marrón Cubierta (70.986/110). Para los oscuros empleé el Gris Medio (70.987/111) con muy poquito de Marrón Naranja (70.981/131) y una pizca de Gris Londres (70.836/161). Este es el resultado final en el que espero que se aprecien las diferencias entre los tratamientos dados a las partes oscuros y los dados a las claras.


Creo que me excedí un poco, y eso significa que en la segunda sesión he tenido un poquito más de trabajo en recuperar un tono claro en las partes más expuestas y que no diera sensación de mayor oscuridad global que la sobrevesta, que está debajo.

Para ello, empleé otra gama en la que probé una mezcla para las subidas con un color común más claro, el Arena Iraquí, y otra en las bajadas con Arena Marrón (70.876/132) como elemento común.


 En el "menú" siguiente final se ven las distintas mezclas usadas. Para las oscuras, ampliaba la proporción de Gris Londres. Para las claras, las de Marrón Cubierta (70.986/110) -el color base y un color clave para trabajar paños claros- y Blanco (70.951/1).


Primero, intenté trabajar las gradaciones entre zonas claras y zonas oscuras, intentando forzar algún contraste en los pliegues más marcados y dar más sensación de profundidad.


Luego empecé a "inventarme" algunas arrugas más alargadas en el brazo que sostiene la espada, de manera que vinieran desde atrás y se prolongaran hasta la zona que cubre el bíceps y el antebrazo. La intención es dar algo más de profundidad a esa parte trasera que va desde el codo hasta la espalda y que no parezca una zona lisa, sin ningún relieve. Quería suavizar la sensación de que las arrugas se crean bruscamente en el brazo sin más.




Creo que se puede apreciar la marca fina realizada con la mezcla más oscura y la gradación atenuada de abajo a arriba para conectar de manera verosímil la zona inferior más oscura con la superior más clara.

En la parte de abajo de la vesta me dediqué a aprovechar la supuesta presión hacia arriba que genera la vaina de la espada para trabajar un espacio que me parecía que tenía muy desangelado. Marqué bastante la "forma" de la vaina e intenté aprovechar para inventarme abajo un vuelo con trampantojo que al final de esta sesión no he podido acabar, pero que está bastante insinuado y al que creo que aún cambiaré un poco la forma...



No he podido avanzar más, lo siento. Le queda bastante trabajo. Pero en el próximo post de este pap intentaré tener acabada toda la capa. El truco en la generación de arrugas o volúmenes donde no los hay es marcar sin miedo la zona de luz máxima del pliegue, que nos indicará dónde deben ir las sombras que pondremos al lado para dar profundidad al volumen o hendidura en la ropa. A partir de ahí, hay que trabajar las gradaciones en zonas claras y oscuras como la luz modelaría un objeto real.

¡Hasta pronto!

KPG