7 dic. 2013

Empleo de pastilleros como recipientes para pintura


Muchos pintores emplean como pocillos para verter la pintura y hacer las mezclas recipientes como los que aparecen en la imagen superior, los famosos "pastilleros", denominados así por convertirse en la forma de preservación de muchos medicamentos introducidos en el seno de cápsulas o bien convertidos directamente en pastillas.

He recogido algunas cuestiones que pueden ayudar a un empleo eficaz de los mismos para pintar figuras.

La pintura se vierte en pequeña cantidad en cada celda y allí puede realizarse la mezcla con agua y/o con otros pigmentos.

 
 
La cantidad de agua que se emplee ya depende de cada uno. El agua disuelve más o menos el pigmento de color. Generalmente emplearemos menos agua para un color o mezcla base que para alguno que utilicemos para realizar transparencias o veladuras en las subidas y bajadas posteriores.
 
 
Recordemos alguna cuestión relacionada con el acabado de la pintura. Para evitar obtener un aspecto satinado, hay que dejar secar cada pincelada, sea cual sea la cantidad de pintura y agua que transportemos con el pincel, antes de aplicar otra nueva encima. Por eso, muchos compañeros emplean el secador para acelerar el secado de las capas, veladuras y transparencias.

Este seria, por ejemplo, el aspecto que podría tener un pastillero con unas mezclas de colores básicos para carnaciones.



Para conservar la pintura -imaginemos que deseamos conservar una mezcla concreta para seguir y acabar más adelante con el pintado- puede colocarse encima de la pintura restante más agua para protegerla. Con el tiempo, se evapora esa cantidad de agua, pero conservamos la mezcla. Podemos ir incorporando agua a medida que aquella desaparece por el calor, de forma que prolongamos la vida de la pintura que nos interesa conservar. Para retirar la cantidad de agua añadida antes de recuperar la mezcla original, podemos emplear un pincel -que hará las veces de esponja-, hasta que encontramos el reducto de pintura con la que deseamos seguir pintando.



Algunos colegas colocan las mezclas con agua en la nevera para conservarlas, o incluso en el congelador. Se puede proteger con papel de aluminio, en esos casos.


Y bien, para acabar, os diré que si estáis interesados en obtener capsulas tipo pastillero en gran cantidad para no depender de los catarros y otras contingencias relacionadas con vuestra salud o los de vuestro entorno para haceros con pastilleros, podéis recurrir a las que Aurea Domus Miniatures ya comercializa y que podéis encontrar en su web y que aquí reproducimos con su permiso.

 
 
¡Un saludo!
 
 
KPG