13 abr. 2014

Simulación de tablones de madera en interior de escudo

 
Pongamos por caso que tenemos que pintar el interior de un escudo pequeño y queremos representar los tablones de madera de su interior. En este caso, manipulo un escudo de una figura de 54 mm. Quedará un poco escondido, pero aún así, es importante intentar reproducir su textura y engañar al ojo para dar la sensación de que la luz destaca algunas partes de la madera.
 
Para llevar a cabo este ejercicio he empleado los colores que aparecen en la foto y que son, de izquierda a derecha: Marrón Chocolate, Negro, Carne Medio, Sombra Tostada y Tierra (todos ellos de Acrílicos Vallejo, como podéis comprobar).
 
En primer lugar, aprovechando la base oscura del escudo de la imprimación realizada con negro y un poquito de marrón chocolate, hago unas líneas muy finas con un poco de Tierra, para marcar los límites de los tablones. He procurado buscar la simetría y marcar una línea central y dos equidistantes a ambos lados.
 
 
 
El objetivo es servir de guía al pintado del interior de los tablones, ya que en la medida de lo posible intentaré al final que sean muy finas y que destaquen con alguna sombra profunda al lado, dando esa idea de límite entre listones.
 
Luego, con la mezcla realizada con Sombra Tostada y un poquito de la mezcla entre Negro y Marrón Chocolate con mayor proporción de este último color (la del pocillo que tiene el reflejo y que queda en el centro de la primera imagen), he pintado líneas finas de arriba a abajo dejando un pequeño espacio entre sí, para aprovechar el color oscuro de la imprimación como zona más oscura del listón. También he empezado a insinuar con algunos espacios que dejo, algunos nudos oscuros de la madera que resultarán fundamentales para dar la sensación de esa textura (aunque si queremos, después podemos repasarlos o pintarlos de nuevo con las mezclas más oscuras). Será importante que las líneas más claras los rodeen para reforzar esa idea de nudo.
 
 
Parece muy tosco (y lo es), pero a partir de ahora llega el trabajo de precisión. Antes, sin embargo, he realizado dos trabajos de pintura más. Entra en juego el color Arena Medio. Podemos optar por mezclarlo con un poco de la mezcla hecha con Chocolate Marrón y Sombra Tostada o bien arriesgarnos a dar suaves toques en algunos puntos sólo con Arena Medio para pintar las partes de las vetas que recibirían más luz. Si aprovechamos la parte oscura de un supuesto nudo de la madera dará la sensación de que este existe al generar un mayor contraste. También podemos insinuar esas especie de ondulaciones que se crean en la vetas de la madera y que no son otra cosa que las marcas de las ramas en el tronco del árbol, como ya explicamos en otro post.
 


Para acabar, un trabajo delicado con las mezclas más oscuras, rodeando o perfilando las vetas pintadas con los otros colores y trabajando más la sensación de profundidad de los nudos o la separación entre tablones, puede mejorar mucho más el aspecto del interior del escudo. Una cuestión que creo que ayuda a dar también esa sensación de madera es el cromatismo variado que se produce y que va desde colores oscuros a más claros.

 
Al revisar esta foto, veo que todavía puedo mejorar la separación entre los dos primeros listones de la izquierda. Pero creo que sirve como ejemplo el proceso explicado hasta aquí. Estamos hablando de un caso con un escudo de una escala relativamente pequeña, pero con la adecuación del cuidado con el tamaño y la limpieza y finura de las pinceladas al tamaño que tenga el escudo que debamos pintar, este proceso puede aplicarse a otras mayores.
 
 
Pues nada, ¡hasta otro rato de pintura!
 
 
KPG