24 jul. 2015

Invitado: David Paulís

Creatividad, templanza, discreción, cortesía, escrupulosidad, esfuerzo, buen hacer con los pinceles, autosuperación, perfeccionismo, modestia, calidad artística y humana...Son los apelativos que se me ocurren cuando pienso en David Paulís, compañero de afición y de asociación. He visto propuestas maravillosas de él. Ideas, conceptos plasmados en pequeñas viñetas, fruto de un madurado proceso de abstracción, elaboración y conversión final que traslucen una sensibilidad extrema. Es un testarudo del pincel. Hasta que no consigue lo que desea, no para. Me siento muy complacido por que haya aceptado mi invitación a hablarnos de él y mostrarnos algunas de sus figuras en el blog. Es, pues, un placer, presentar a David Paulís...



Cuando Josep Mª  me propuso participar en esta sección de su blog le dije… ¿quién, yo?... y me respondió: ”Sí, tú. Y no te preocupes, pues estarás a la altura”.

Y… ¿quién soy yo?

Me llamo David Paulís y  soy uno de los muchos aficionados anónimos (hasta hoy) que se dedican a pintar figuras, gente que nutre día a día nuestra afición desde la base.

Empecé en este  hobby hace ya unos añitos, cuando mi mujer en mi cumpleaños me regaló un manual de modelismo y la maqueta de un pequeño barco. Lo monté y vi que los barcos no eran lo mío y di el salto rápidamente a los carros de combate. Un par de compañeros de trabajo tenían más experiencia que yo en el tema y me aconsejaron, me prestaron revistas ¡¡¡ y una enciclopedia de modelismo!!! …. Hoy en día la información se consigue con un clic de ratón.

Aún recuerdo cómo nos reímos cuando uno de ellos vino a casa para ver mi primer trabajo, cogió el carro de combate, lo levantó, le dio la vuelta y muy serio dijo: “la parte de debajo también la tienes que pintar…”, ja,ja,ja.

Descubrí pronto que me gustaban más las figuras que acompañaban a los carros que no estos, así que busqué y encontré una tienda donde tenían… sólo cuatro figuras en toda la tienda, pero era igual, yo solo quería una, daba igual qué figura o marca y ahí empezó todo.   
  
Un día, estando en Girona, encontré una exposición/concurso de figuras: el ”Soldat de plom”. De ahí a visitar la tienda de Art Girona y conocer a la familia Masferrer (un fuerte abrazo)  e ingresar como socio en El Baluard, que cuenta  con un grupo de gente fantástica. Fue fácil incluso para mí, que soy de carácter muy reservado.

No suelo ir a concursos aparte del “Soldat de plom”, que organiza la asociación. He asistido a otro concurso sólo dos veces. Tampoco he hecho muchos cursillos; aprendí desde abajo, con gente como yo.

La figura de la que estoy más contento y que me ha dado más satisfacción haber pintado es una figura modelada por un compañero de la asociación de su hijo montando en triciclo que me ofrecí a pintar. Fue mejor que cualquier “Best of show” dado en un concurso. 

Suelo pintar lo que me gusta y como me gusta y si además le gusta a más gente, pues bien. Si no, ningún problema. Para gustos, colores, y tenemos una paleta de colores muy amplia...

Un consejo: sed fieles a vosotros mismos y disfrutad de vuestros trabajos. 

Bien, pues ya me conocéis un poco más.  

Agradecer la invitación y un abrazo.

David Paulís