2 jul. 2015

Volver a empezar...


Aprender siempre un poco más con cada acierto, con cada error en cada uno de los proyectos que llevamos a cabo y disfrutar durante el camino, aunque pasemos por momentos complicados, eso es.

Compartir y asistir a cursos con compañeros y tener la fortuna de ver cómo los artistas de nuestro entorno llevan el modelado o pintado de las figuras o maquetas a escala a niveles cada vez más altos, otra gran suerte.

Llega el momento de reposar lo aprendido, de mejorar la técnica, de recuperar la candidez e ilusión de los primeros días, de buscar algo nuevo, de entender la magia del color y la luz, de aumentar, en definitiva, nuestra felicidad comprendiendo cada pincelada, cada concepto, cada resultado.

Creo que es bueno hacer una pausa de vez en cuando, mirar atrás, mirar al principio de todo -como he hecho yo recuperando la fotografía de la primera figura que embadurné hace ya 16 años y que abre este post- y pensar sobre el camino realizado y el que todavía queda por andar.

A veces siento la necesidad de detenerme y pensar sobre cómo hago las cosas y porqué las hago así para poder entender qué ocurre ante mis ojos y si soy capaz de transmitir sensaciones, sentimientos, emociones, historias con el resultado y mejorar día a día. Y hacerlo sin olvidar lo afortunados que somos por poder dedicar tiempo -y dinero- a esta afición que debe tener por objetivo ayudarnos a ser más felices cada día.

Me tomo ese descanso... Sin pausa, pero sin prisa. Seguimos avanzando.

¡Un saludo!

KPG