1 nov. 2011

Cómo hacer una paleta húmeda

Una manera de conseguir que la pintura que usamos se mantenga apta para pintar durante bastante tiempo es empleando una paleta húmeda. Además, podemos guardar la referencia de los colores a los que hemos recurrido si conservamos el soporte o papel utilizado para realizar las mezclas.

Os explico cómo podemos hacernos una de una manera sencilla. Claro que lógicamente cada uno la puede transformar o "tunear" de la manera que mejor le convenga de acuerdo con su forma de pintar.

Estos son los utensilios necesarios:

- Una bandeja de aluminio para calentar comida en el horno.
- Papel de horno.
- Una bayeta esponjosa.



Podéis escoger la bandeja de las proporciones que más os convengan, claro.

En primer lugar, se corta la bayeta al tamaño del fondo de la bandeja y se coloca en su interior.


Ponemos agua en la bayeta hasta que quede suficientemente empapada, sin excederse con la cantidad del líquido que vertemos.


Después cortamos el papel de horno a la medida del recipiente y apretamos suavemente encima, de manera que quede un poco mojado y conserve la humedad. 


Ahora ya podemos colocar la pintura y realizar las mezclas encima del papel. Cuando cojamos la pintura, de tanto en tanto mojaremos el pincel en el recipiente de agua que tendremos cerca (recordad que antes de aplicar la pintura hay que retirar el exceso de líquido de la punta del pincel en un papel de cocina o en el trapo que habitualmente empleemos), pero si apretáis suavemente en la bayeta, también conseguiréis que la humedad de aquélla influya sobre la pintura depositada en el papel.  


Algunos consejos y precauciones:

- No os paséis con el agua ni frotando demasiado sobre el papel en el momento de realizar la mezcla de pintura, ya que podéis agujerearlo y levantar y arrastrar trocitos que pueden quedar pegados en la punta del pincel y luego pueden trasladarse a la figura.

- La humedad y la pintura suelen conservarse durante bastante tiempo. Aún así hay quien coloca su "paleta húmeda personal" (algunos aprovechan recipientes de plástico tipo "tupperware") en la nevera para mantener frescos de manera prolongada colores y mezclas.

- Cuanto más alta sea la pared de la bandeja, el aire, al pasar por encima, no secará tan pronto la pintura.

- El papel, una vez seco, siempre puede servir de "receta" o "chuleta" para aquella combinación que queréis recordar o guardar para más adelante.


Espero que os resulte útil.

KPG