16 nov. 2011

Pintura con pocillos

Conocemos la paleta húmeda. Pero hay otros soportes que los colegas de afición emplean para hacer sus mezclas con pinturas (y con agua en el caso de acrílicos). Por si acaso, creo que no está de más irlos mostrando.

Seguimos, pues, con los pocillos. Un ejemplo:


Claro que existen diferentes tipos de recipientes en los que realizar las mezclas, pero este que aparece en la foto resulta especialmente útil porque luego de cada sesión puede limpiarse frotando con agua con, por ejemplo, un cepillo dental. Hay que esforzarse en quitar bien los restos, para que en siguientes sesiones no queden elementos que podamos arrastrar con el pincel o que nos molesten al intentar coger bien la pintura con las cerdas de aquél.

También puede conservarse el excedente de pintura en la nevera, como en el caso de los pastilleros, de los que quizás aparezca un post otro día.

Dependiendo de la profundidad del pocillo y de la cantidad de agua que hayamos empleado en la mezcla, el resultante seguirá líquido más o menos tiempo. Daros cuenta de que cuanto más cerca esté la pintura del borde superior antes se secará por la acción del aire.

Este tipo de utensilios suelen ser empleados por pintores que a veces usan en sus mezclas otras "substancias" cuya cantidad deben controlar en la mezcla, (tales como disolventes o los famosos "mateadores"), y necesitan un recipiente en el que poder agregar o corregir las proporciones de los elementos empleados.

Un modo de uso de la distribución de los colores en los pocillos -podríamos decir, a modo de "paleta"- es el de colocar la "gama" de subidas y bajadas a ambos lados del color base (colocado generalmente en el centro como referencia). Podemos tomar como ejemplo el que hemos visto en la iustración anterior.


Esta "paleta" podría ser empleada para realizar carnaciones, para pintar una piel o un rostro, pongamos por caso.

- En el centro, una mezcla realizada con rojo cadmio oscuro  y arena marrón a partes más o menos iguales.
- Para las sombras, añadimos en el pocillo que le sigue a la izquierda más rojo cadmio oscuro y disminuimos la cantidad de arena marrón.
- En el último pocillo de la izquierda podemos hacer una nueva propuesta de sombras más oscuras añadiendo a la mezcla del pocillo anterior un poco de negro.
- En el caso de las "subidas", podemos disminuir la presencia de rojo cadmio oscuro y aumentar la de arena marrón que había en la base inicial para conseguir el resultado que vemos en el pocillo de la derecha que sigue al que tiene la mezcla base.
- Una subida más. Quitamos el rojo cadmio oscuro y dejamos una mezcla hecha con arena marrón y carne base.
-Las últimas luces, con carne base sólo.

Podéis hacer las mezclas y subidas y bajadas que se deseéis, por supuesto (bueno, hasta que se acaben los pocillos, claro, :) ). Y colocar otros colores en pocillos vacíos para realizar trabajos en más partes de la figura. Pero recordad que si queréis retomar la pintura de una mezcla realizada anteriormente en otro pocillo deberéis ir controlando que no se seque por completo. Cuidado con excederse con añadir agua, ya que podemos obtener un aspecto satinado al aplicar con el pincel sobre otras capas anteriores.

Lo bueno que tiene esta herramienta es que podemos mojar el pincel en los diferentes pocillos para obtener un color que nos sirva para realizar las transiciones en forma de veladuras o transparencias entre las subidas y entre las bajadas, o para hacer lavados. Además, siempre podemos regresar a la mezcla base si tenemos que corregir o  reanudar el trabajo.

Espero que os resulte útil.

¡Un saludo!

KPG